LINEA INTERNACIONAL

Partido Comunista del Perú
1988

LINEA INTERNACIONAL

INTRODUCCION

El Presidente Gonzalo ha establecido la línea internacional del Partido Comunista del Perú y nos enseña que como internacionalistas proletarios partimos de desenvolver la revolución peruana como parte y al servicio de la revolución proletaria mundial mediante la guerra popular marchando a nuestra meta inalterable el Comunismo; teniendo en cuenta que cada revolución se desenvuelve dentro de los zigzages de la política mundial.

El Presidente Gonzalo parte de la tesis de Lenin al enjuiciar la situación mundial: “Las relaciones económicas del imperialismo constituyen la base de la situación internacional hoy existente. A lo largo de todo el siglo XX se ha definido por completo esta nueva fase del capitalismo, su fase superior y última”, y de que la distinción entre países opresores y países oprimidos es un rasgo distintivo del imperialismo. Por tanto, para ver la situación actual no podemos partir de la contradicción fundamental del capitalismo, pues, estamos en su fase superior y última, el imperialismo.

Además, enarbolando lo que nos enseña el Presidente Mao de que el imperialismo y todos los reaccionarios son tigres de papel y el pueblo es el realmente poderoso, y de que: “El revisionismo soviético y el imperialismo norteamericano, confabulándose entre sí han perpetrado tantas maldades e infamias que los pueblos revolucionarios del mundo entero no les dejarán impunes. Los pueblos de todos los países están levantándose. Se ha iniciado un nuevo período histórico de lucha contra el imperialismo norteamericano y el revisionismo soviético”, nos plantea que la destrucción del imperialismo y la reacción mundial llevada adelante por los Partidos Comunistas, dirigiendo al proletariado y a los pueblos del mundo, será una realidad incontrovertible, nos hace un llamado a luchar contra las dos superpotencias imperialistas, el imperialismo yanqui y el socialimperialismo ruso, contra las potencias imperialistas y la reacción mundial, especificando las condiciones de cada revolución para determinar el enemigo principal y conjurar la acción de los demás.

1. LA NUEVA ERA

Con el triunfo de la Revolución de Octubre, 1917, se marca un hito extraordinario en la historia mundial, el término de la revolución burguesa y el comienzo de la revolución proletaria mundial. Esta nueva era signada por la potenciación de la violencia expresa la caducidad de la burguesía para dirigir la revolución y la madurez del proletariado para tomar, dirigir y mantener el Poder de la dictadura del proletariado; dentro de la cual se enmarcan también las revoluciones de las naciones oprimidas.

En medio de un complejo sistema de guerras de todo tipo se hundirá el imperialismo y la reacción mundial y surgirá el socialismo; en consecuencia, revolución y contrarrevolución están conscientes que sólo a través de la guerra se definen los cambios políticos. Teniendo la guerra carácter de clase, hay guerras imperialistas como la I y II guerras mundiales que son guerras de rapiña por un reparto del mundo; o guerras de agresión imperialista a una nación oprimida como la de Inglaterra a Las Malvinas, la del imperialismo yanqui a Vietnam, la del socialimperialismo a Afganistán; guerras de liberación nacional como las que se dan en Asia, Africa y América Latina. Y siendo la guerra popular en el Perú marxista-leninista-maoísta, pensamiento Gonzalo la que por su carácter justo y su correcta dirección, sin sujetarse a las superpotencias ni potencias imperialistas, es la que está a la vanguardia, es una realidad que nos demuestra que los comunistas deben poner el acento en el aspecto principal de desarrollar la guerra popular como la forma principal de lucha en el mundo para servir a la revolución.

Ante esta situación de que sólo con las guerras se transforma el mundo, enarbolamos la omnipotencia de la guerra revolucionaria, esto es de la guerra popular, como la teoría militar más alta, la del proletariado trazada por el Presidente Mao y que debe ser especificada a cada tipo de países ya sean imperialistas o atrasados. Así, la guerra popular mundial es la respuesta adecuada que sirve para impedir la guerra imperialista o si ésta se da, transformarla en guerra popular. Pero como comunistas hacemos la guerra para destruir la guerra a través de la guerra y establecer la “Paz perdurable”; somos los únicos que combatimos por la paz no como los Reagan y Gorbáchov que cuanto más hablan de paz más hacen la guerra, ellos son los guerreristas.

Al apreciar el mundo en esta era, vemos que se expresan cuatro contradicciones fundamentales: 1) contradicción entre capitalismo y socialismo, se refiere a la contradicción entre dos sistemas radicalmente distintos, abarcará toda esta época y será una de las últimas a resolverse, perdurará aún después de tomar el Poder; 2) contradicción entre burguesía y proletariado, es la contradicción entre dos clases opuestas y persistirá también después de la toma del Poder, manifestándose de múltiples formas ideológicas, políticas y económicas hasta su solución cuando se llegue al Comunismo; 3) contradicciones interimperialistas, es la contradicción entre los imperialistas por la hegemonía en el mundo y se da entre superpotencias entre sí, entre superpotencias y potencias imperialistas y entre las propias potencias imperialistas, esta contradicción se resolverá en la época de los 50 a 100 años; 4) contradicción naciones oprimidas e imperialismo es la lucha por la liberación de las naciones oprimidas para destruir el imperialismo y la reacción, cuya solución se enmarca también dentro de los 50 a 100 años siendo durante este tiempo la principal aunque cualquiera de las cuatro contradicciones fundamentales puede ser principal según la circunstancia específica de la lucha de clases, transitoriamente o en determinados países.

Los marxistas-leninistas-maoístas, en perspectiva, para llegar a nuestra meta final el comunismo tenemos que llevar adelante tres tipos de revoluciones: 1) revolución democrática, es la revolución burguesa de nuevo tipo dirigida por el proletariado para los países atrasados, que instaura la dictadura conjunta de las clases proletariado, campesinado, pequeña burguesía y, en ciertas condiciones la burguesía media, bajo la hegemonía del proletariado; 2) revolución socialista, en los países imperialistas y capitalistas, que instaura la dictadura del proletariado; 3) revoluciones culturales, son las que se hacen para continuar la revolución bajo la dictadura del proletariado, para someter y eliminar toda generación de capitalismo y combatir también con las armas los afanes de restauración capitalista, sirve a fortalecer la dictadura del proletariado y a marchar al Comunismo.

Así como a ninguna clase en el mundo le cupo tomar el Poder de una sola vez, sino a través de un proceso de restauraciones y contrarrestauraciones, cuando el proletariado toma el poder y establece su dictadura, se potencian los afanes de la burguesía por restaurar el capitalismo y se abre un proceso histórico de lucha entre el proletariado por mantener y defender su dictadura y conjurar la restauración capitalista y la burguesía que quiere recuperar el poder. Esta lucha entre restauración y contrarrestauración es una ley histórica innegable hasta que se instaure en definitiva la dictadura del proletariado. En la historia mundial, cuando la clase feudal era avanzada en China demoró 250 años para aplastar en definitiva la restauración del esclavismo; cuando la burguesía en occidente luchó contra la feudalidad para aplastar los intentos de restauración o las restauraciones de la feudalidad, le demandó 300 años el instaurarse en definitiva en el Poder; y, tratándose de una revolución en que el proletariado definitivamente se instaura en el Poder, la lucha entre restauración y contrarrestauración es sumamente aguda y enconada y le demandará aproximadamente unos 200 años, arrancando desde la Comuna de París, en 1871. Las experiencias de la restauración en la URSS y en China nos dejan grandes lecciones, tanto positivas como negativas; especialmente, destacar los pasos gigantescos de avance en la plasmación del nuevo Estado y cómo la Gran Revolución Cultural Proletaria es la solución para conjurar la restauración.

Los marxistas-leninistas-maoístas, pensamiento Gonzalo nos reafirmamos en la violencia revolucionaria como ley universal para tomar el poder y en que es medular para sustituir una clase por otra. Las revoluciones democráticas son con violencia revolucionaria, las revoluciones socialistas son con violencia revolucionaria y, ante las restauraciones recuperaremos el poder a través de la violencia revolucionaria y mantendremos la continuación de la revolución bajo la dictadura del proletariado con violencia revolucionaria mediante las revoluciones culturales y, al comunismo sólo iremos con la violencia revolucionaria y mientras haya un lugar en la Tierra en que exista explotación la acabaremos con la violencia revolucionaria.

Así, nueva era nos arma riquísimamente y los comunistas tenemos que potenciarnos ideológica, política y orgánicamente para asumirla como corresponde.

2. PROCESO DE LA REVOLUCION MUNDIAL

Existen dos corrientes que operan en el movimiento comunista internacional: el movimiento proletario internacional y el movimiento de liberación nacional, siendo el primero directriz y el segundo base.

El movimiento de liberación nacional.

Se libra en las naciones oprimidas contra el imperialismo y la reacción. En la década del 10 Lenin prestó suma atención a la lucha en India, China, Persia planteando que la revolución socialista no sería única y exclusivamente de los proletarios contra sus burguesías sino también de todas las colonias contra sus opresores; dice que hay fusión de dos fuerzas, el movimiento proletario internacional y el movimiento de liberación nacional y, que el peso de la masa en las naciones oprimidas constituye la mayoría de la población en el globo terráqueo y será decisivo en la revolución mundial. Llega a la conclusión que la revolución se desplaza a las naciones oprimidas pero no niega la revolución en Europa sino que demuestra que un Estado socialista como era la URSS, podía desenvolverse en medio del cerco imperialista. Desarrollando a Marx sienta las bases de la estrategia de la revolución mundial para socavar al imperialismo, unir la lucha del movimiento de liberación nacional con las luchas del movimiento proletario internacional y desarrollar la revolución y, si bien para los comunistas el lema es “¡Proletarios de todos los países, uníos!” plantea que el lema que debe guiar la lucha de las dos fuerzas debe ser “¡Proletarios de todos los países y pueblos del mundo, uníos!”. El Presidente Mao Tsetung desarrolla la estrategia de Lenin centrando en la gran trascendencia que tiene para la revolución mundial el movimiento de liberación nacional pues, el imperialismo esquilma más y más a las naciones oprimidas las cuales se levantan en poderosas tormentas revolucionarias debiendo ser dirigidas por sus partidos comunistas. Así, se funden el movimiento de liberación nacional con el movimiento proletario internacional y estas dos fuerzas impulsan el desarrollo de la historia mundial. El Presidente Gonzalo nos enseña que la estrategia que tenemos que desenvolver los comunistas debe partir de las bases puestas por Lenin y desarrolladas por el Presidente Mao.

El movimiento proletario internacional, es la teoría y práctica del proletariado internacional. El proletariado lucha en tres planos: teórico, político y económico y desde que aparece en la historia como última clase, lo hace luchando destacándose los siguientes hitos: 1848, cuando en el Manifiesto Comunista elaborado por Marx y Engels se establecen los fundamentos y el programa del proletariado; 1871, la Comuna de París donde por primera vez el proletariado toma el Poder; 1905, el ensayo general de la revolución; 1917, triunfo de la Revolución de Octubre en Rusia, la clase establece la dictadura del proletariado y abre una nueva era; 1949, triunfo de la revolución china, se establece la dictadura conjunta dirigida por el proletariado y se resuelve el paso a la revolución socialista, cambiándose la correlación de fuerzas en el mundo; y, en la década del 60 con la Gran Revolución Cultural Proletaria, dirigida por el Presidente Mao Tsetung, se continúa la revolución bajo la dictadura del proletariado en la aguda lucha entre restauración y contrarrestauración.

El proletariado en su lucha reivindicativa genera el sindicato y la huelga, que no son sólo instrumentos para la lucha económica sino que forjan a la clase “para las grandes batallas por venir”. La huelga es instrumento principal de la lucha económica y la huelga general es complemento de la insurrección, pero es erróneo lo que Sorel plantea, los anarquistas y otros de que con huelga general se toma el Poder. Nosotros desenvolvemos la lucha reivindicativa en función del Poder.

El proletariado genera aparato polætico: Partido Comunista totalmente opuesto y distinto a los demás partidos con el objetivo de tomar el poder político, así lo definió Marx. Lenin estableció los caracteres del Partido de nuevo tipo combatiendo la influencia socavadora del viejo revisionismo que generó partidos obreros burgueses basados en la aristocracia obrera, la burocra- cia sindical, el cretinismo parlamentario y amoldados al orden. El Presidente Mao Tsetung desarrolló la construcción del Partido en torno al fusil y planteó la construcción de los tres instrumentos. El Presidente Gonzalo establece la tesis de la militarización de los partidos comunistas y la construcción concéntrica de los tres instrumentos.

El proletariado genera ideología: el marxismo-leninismo-maoísmo, principalmente maoísmo para la revolución mundial y el marxismo-leninismo-maoísmo, pensamiento Gonzalo, principalmente pensamiento Gonzalo para la revolución peruana.

El marxismo fue fundamentado por Marx. Marx y Engels cogen lo mejor que había producido la humanidad: la Filosofía clásica alemana, la Economía Política inglesa y el Socialimo francés para fundamentar la ideología del proletariado. El marxismo no ha dado un paso en la vida sin lucha contra posiciones erróneas, así tuvo que enfrentarse contra Proudhon y el anarquismo, contra las desviaciones derechistas y supuestos desarrollos creadores de Dühring, contra posiciones oportunistas que surgen en el partido social demócrata alemán. Posteriormente, el viejo revisionismo va a desenvolverse después de la muerte de Engels con Bernstein y Kautsky y Lenin los va a derrotar. En síntesis, el marxismo en su primera etapa va a establecer la filosofía marxista o materialismo dialéctico, la economía política marxista y el socialismo científico.

Lenin desarrolla el marxismo y lo eleva a una segunda etapa, el marxismo-leninismo. Esto lo hizo en dura lucha contra el viejo revisionismo que negaba la filosofía marxista diciendo que había que basarse en el neo-kantismo que es idealismo y no materialismo dialéctico. En economía política negaban la pauperización creciente por tanto el imperialismo, el capitalismo, satisfacía demandas del proletariado; negaban la plusvalía y el imperialismo. En socialismo científico apuntaron contra la lucha de clases, contra la violencia revolucionaria y propalaban el pacifismo.

El revisionismo es revisar los principios marxistas invocando las nuevas circunstancias. Lenin dijo que el revisionismo es avanzada de la burguesía en las filas del proletariado y que para luchar contra el imperialismo hay que luchar contra el revisionismo pues son dos caras de una misma moneda. Lenin destaca que el revisionismo apunta a dividir el movimiento sindical y político del proletariado y que genera la escisión del socialismo. En esta certera e implacable lucha contra el revisionismo Lenin plantea además, en la coyuntura de la Primera Guerra Mundial, convertir la guerra imperialista en guerra revolucionaria, desenmascarando a los viejos revisionistas como social-patriotas; nos plantea que en tiempos de revolución hay que hacer organizaciones nuevas, pues la reacción golpea las organizaciones legales y debemos montar aparatos clandestinos incluso para el trabajo de masas. Luego, plasma la Revolución de Octubre con Partido Comunista y mediante la insurrección.

Stalin va a continuar la obra de Lenin y en el proceso de construcción del socialismo en la URSS va a luchar contra las desviaciones de Trotsky, Zinoviev y Kamenev que concluyen en 1937; llevó una lucha de 13 años y es falso que resolviera las cosas de manera administrativa. Asumimos la posición del Presidente Mao sobre el papel del camarada Stalin de que 70% es positivo. Los comunistas hoy tenemos la tarea de hacer un análisis adecuado de la Segunda Guerra Mundial, el balance de la Internacional Comunista y particularmente estudiar bien su VII Congreso y dentro de esto el papel del camarada Stalin, la acción del revisionismo en Francia, Italia, etc.

El Presidente Mao Tsetung desarrollando el marxismo-leninismo eleva el marxismo a su cumbre más alta deviniendo la teoría del proletariado en marxismo-leninismo-maoísmo. Esta tarea la cumplió en medio de una tenaz y persistente lucha aplastando líneas oportunistas de derecha dentro del Partido Comunista de China, resaltando aquí el aplastamiento de la línea revisionista de Liu Shao-chí y Teng Siao-ping; y en el plano internacional dirigió la lucha y derrotó al revisionismo contemporáneo de Jruschov. Plasmó la revolución democrática en China, el paso a la revolución socialista y la Gran Revolución Cultural Proletaria. Lo fundamental del maoísmo es el Poder, el Poder para el proletariado, el Poder para la dictadura del proletariado, basado en una fuerza armada dirigida por el Partido. El maoísmo es la aplicación del marxismo-leninismo a los países atrasados, de la ofensiva estratégica de la revolución mundial y de la continuación de la revolución bajo la dictadura del proletariado.

Así, los comunistas tenemos tres grandes espadas: nuestro fundador Marx, el gran Lenin y el Presidente Mao Tsetung, siendo nuestra tarea grandiosa enarbolar, defender y aplicar el marxismo-leninismo-maoísmo, principalmente el maoísmo poniéndolo como mando y guía de la revolución mundial.

Continuando el desarrollo del marxismo-leninismo-maoísmo, el Presidente Gonzalo enarbola, defiende y aplica esta nuestra invicta e inmarcesible ideología, constituyendo el marxismo-leninismo-maoísmo, pensamiento Gonzalo la base de unidad del Partido, desarrollando la revolución peruana y aportando a la revolución mundial. El pensamiento Gonzalo es lo principal que tenemos que encarnar porque es garantía de triunfo que nos lleva a la revolución democrática, a la revolución socialista, a las revoluciones culturales hasta el Comunismo.

Por otro lado, el Presidente Gonzalo nos plantea que en el proceso de la revolución mundial de barrimiento del imperialismo y la reacción de la faz de la tierra hay tres momentos: 1º Defensiva estratégica; 2º Equilibrio estratégico; y 3º Ofensiva estratégica de la revolución mundial. Esto lo hace aplicando la ley de la contradicción a la revolución pues la contradicción rige en todo y toda contradicción tiene dos aspectos en lucha, en este caso revolución y contrarrevolución. La defensiva estratégica de la revolución mundial opuesta a la ofensiva de la contrarrevolución arranca desde 1871 con la Comuna de París y termina en la II guerra mundial; el equilibrio estratégico se da en torno al triunfo de la revolución china, a la Gran Revolución Cultural Proletaria y al desarrollo del poderoso movimiento de liberación nacional; posteriormente la revolución entra a la ofensiva estratégica, este momento se puede ubicar en torno a los 80 en que vemos signos como la guerra Irán-Irak, Afganistán, Nicaragua, el inicio de la guerra popular en el Perú, época inscrita en los “próximos 50 a 100 años”; de ahí para adelante se desarrollará la contradicción entre el capitalismo y el socialismo cuya solución nos llevará al comunismo. Concebimos un proceso largo y no corto, con la convicción de entrar al comunismo así se pase por una serie de sinuosidades y reveses que necesariamente habrá. Además no es extraño que apliquemos los tres momentos a la revolución mundial, pues, el Presidente Mao los aplicó al proceso de la guerra popular prolongada. Y como comunistas debemos mirar no sólo el momento, sino los largos años por venir.

3. SITUACION ACTUAL Y PERSPECTIVA

En la situación actual y la perspectiva hemos entrado a la ofensiva estratégica de la revolución mundial dentro de los “50 a 100 años” en que se hundirá al imperialismo y la reacción mundial y entraremos a que el proletariado se afinque definitivamente en el poder y establezca su dictadura, de ahí para adelante la contradicción será entre socialismo y capitalismo en marcha hacia el comunismo. El que se hayan dado las restauraciones en la URSS y China no niega el proceso de desarrollo pujante del proletariado internacional, sino que muestra cómo se da la lucha entre restauración y contrarrestauración de la cual los comunistas extraemos lecciones para conjurar la restauración y establecer definitivamente la dictadura del proletariado.

Nos reafirmamos en la tesis del Presidente Mao Tsetung de que se ha abierto un período de lucha contra el imperialismo norteamericano y el socialimperialismo ruso; así están definidos los dos enemigos principales a nivel mundial, tanto para los que hacen revolución democrática o revolución socialista incluídos los que hacen movimientos nacionalistas, y lo que corresponde es que cada revolución o movimiento especifique su enemigo principal y conjurar el dominio de la otra superpotencia o de las demás potencias. En el Perú nos domina el imperialismo yanki coludido con la gran burguesía y los terratenientes. Sin embargo, a nivel mundial hay una contienda entre las dos superpotencias por la hegemonía mundial, nosotros luchamos contra el imperialismo norteamericano, contra la feudalidad y el capitalismo burocrático, pero no podemos permitir que lo sustituya el dominio del socialimperialismo ni de potencia alguna. En Afganistán la agresión directa es del socialimperialismo ruso que contiende por la hegemonía con el imperialismo yanki y otras potencias de occidente y China, ahí debe librarse lucha contra el socialimperialismo como principal y no permitir ingresar el dominio del imperialismo norteamericano ni de otras potencias; el problema es que la lucha no se desenvuelve correctamente por falta de dirección política, de Partico Comunista. En síntesis, hay dos superpotencias que son los enemigos principales siendo uno el principal en cada caso y, no eximimos la acción de las potencias.

Consideramos que es justa y correcta la tesis del Presidente Mao Tsetung de que tres mundos se delinean y se entronca con la tesis de Lenin sobre la distribución de fuerzas en el mundo basada en el análisis de clases y contradicciones. Rechazamos la tergiversación oportunista y revisionista de Teng Siao-ping de los tres mundos que lleva a ponerse a la cola de los EE.UU. y vender la revolución. Partiendo de esto el Presidente Gonzalo analiza la situación actual de tres mundos se delinean y demuestra que es una realidad, en cuanto al primer mundo son las dos superpotencias, EE.UU. y URSS que son las que contienden por la hegemonía mundial y pueden desatar una guerra imperialista, son superpotencias porque son más poderosas económica, política y militarmente que las demás potencias; EE.UU. tiene economía centrada en el monopolio de propiedad no estatal, políticamente desenvuelve una democracia burguesa de creciente restricción de derechos, es un liberalismo reaccionario, militarmente es la más poderosa en Occidente y tiene un proceso de desarrollo más prolongado. URSS económicamente centrada en monopolio estatal, políticamente dictadura fascista de una burguesía burocrática y militarmente potencia de alto nivel aunque su proceso de desarrollo es más corto. EE.UU. busca mantener sus dominios y también expandirlos. URSS apunta más a la expansión porque es una superpotencia nueva y económicamente le interesa capturar Europa para estar en mejores condiciones. En síntesis son dos superpotencias que no constituyen un bloque sino que tienen contradicciones, claras diferencias entre sí y se mueven dentro de la ley de la colusión y pugna por el reparto del mundo. El segundo mundo son las potencias imperialistas no superpotencias, es decir de menor poderío económico, político y militar como Japón, Alemania, Francia, Italia, etc que tienen contradicciones con las superpotencias porque soportan por ejemplo, la devaluación del dólar, las restricciones militares y las imposiciones políticas; estas potencias imperialistas quieren aprovechar la contienda entre las superpotencias para ellas salir como nuevas superpotencias, desatan también guerras de agresión contra las naciones oprimidas y entre ellas además, se dan también agudas contradicciones. El tercer mundo está compuesto por las naciones oprimidas de Asia, Africa y América Latina, son colonias o semicolonias donde no se ha destruído la feudalidad y sobre esa base se desenvuelve un capitalismo burocrático, se encuentran sujetas a una u otra superpotencia o potencia imperialista, tienen contradicciones con el imperialismo, además que luchan contra sus propias grandes burguesías y terratenientes, ambas al servicio y coludidas con el imperialismo, especialmente con las superpotencias.

Todo esto nos da bases para que los comunistas establezcamos la estrategia y táctica de la revolución mundial. El Presidente Mao Tsetung ha llegado a establecer la estrategia y la táctica de la revolución mundial pero los revisionistas chinos la ocultan por lo que a nosotros nos corresponde extraerla de sus propias ideas, máxime si hay nuevas situaciones sobre todo en perspectiva.

Nuestro Partido sostiene que en el mundo actual hay tres contradicciones fundamentales: 1) Contradicción naciones oprimidas, de un lado, contra superpotencias imperialistas y potencias imperialistas, de otro lado, ahí está encerrada la tesis de tres mundos se delinean y formulamos así porque el meollo de esa contradicción es con las superpotencias imperialistas pero también se da contradicciòn con las potencias imperialistas. Esta es la contradicción principal y su solución es el desarrollo y triunfo de revoluciones de nueva democracia. 2) Contradicción proletariado-burguesía, tiene como solución la revolución socialista y en perspectiva la revolución cultural proletaria. 3) La contradicción interimperialista: entre las superpotencias, superpotencias y potencias imperialistas y potencias imperialistas entre sí, lo que lleva a guerra por la hegemonía mundial y guerras imperialistas, de rapiña a las que el proletariado debe contraponer la guerra popular y en perspectiva la guerra popular mundial. La contradicción socialismo-capitalismo no la ponemos hoy porque sólo se da a nivel ideológico y político pues no existe como Estado, hoy no hay sistema socialista, lo hubo y sotener que existe hoy es plantear en esencia que la URSS es socialista, lo cual es revisionismo.

La necesidad de ver las contradicciones sirve para analizar la situación mundial y definir su estrategia y táctica y dentro de ella zonas estratégicas y conflictivas. Hoy los puntos conflictivos más candentes son el Sudeste Asiático donde la lucha en Vietnam, Laos y Campuchea es un punto focal de la inmensa región estratégica de Asia, región de gran concentración de masas por ejemplo India que si tuvieran Partidos Comunistas suficientemente desarrollados servirían poderosamente al avance de la revolución. Medio Oriente, gran centro petrolero, donde también hay una aguda contienda entre las superpotencias y potencias ligada a la cuestión del cercano Oriente y a movimientos nacionalistas y hasta reaccionarios. Sudáfrica donde se dan movimientos guerrilleros que son usurpados por las superpotencias o potencias para convertirlos en fuerzas de ocupación y dominarlos. América Latina, importantes las luchas de Centro América (Nicaragua y El Salvador) y la explosividad de las Antillas (Haití, etc.). Y la guerra popular en el Perú, marxista-leninista-maoísta, pensamiento Gonzalo que lucha por una auténtica revolución democrática sin sujetarse a ninguna superpotencia ni potencia alguna. Y Europa donde se desarrollan persistentes acciones militares antiimperialistas, siendo necesario estudiar la ideología y la política que los sustenta, la clase a la cual sirven, su ligazón con la ideología del proletariado y su papel dentro de la revolución proletaria mundial, como su posición frente al revisionismo contemporáneo; movimientos que expresan la existencia de situación revolucionaria en desarrollo desigual en el Viejo Continente. En cualquiera de estos puntos conflictivos podría saltar la chispa para que se encienda una guerra mundial imperialista, situación que se dará cuando se defina la superioridad estratégica de una de las superpotencias, por lo que es cada vez más urgente y perentorio contar con partidos comunistas basados en el marxismo-leninismo-maoísmo y forjados para y en la guerra popular mediante su militarización. Definir estratégicamente las zonas de importancia principales y secundarias para hacer la revolución mundial es clave para establecer el papel que han de cumplir cada región y cada partido en la revolución mundial.

Para los Partidos Comunistas el problema no es centrar la atención en la guerra mundial imperialista sino en la guerra popular, pues, sólo de ella derivará el poder dirigido por el proletariado. Consideramos que mientras haya imperialismo hay margen para que se den guerras mundiales imperialistas y es certero lo que dijo el Presidente Mao o la revolución conjura la guerra o la guerra mundial atiza la revolución; para que se dé una guerra mundial imperialista tiene que definirse la superioridad estratégica de una de las superpotencias y según los teóricos militares reaccionarios ésta se desenvolvería con un primer momento de uso de armas atómicas, contundente bombardeo atómico de ambas partes y, un segundo momento en que participarán grandes contingentes de millones y se entrará a guerra convencional para ocupar territorios pues el objetivo es el reparto del botín, especialmente las naciones oprimidas; y se entrará a una matanza feroz y grande que a su vez repercutirá en contra de los imperialistas y las razones para que las naciones oprimidas, los pueblos y la clase se levanten en guerra popular serán mayores. Así, pues, si se presenta la guerra imperialista mundial, primero estamos en contra, segundo, no le tememos y centramos en la revolución; tercero centrar en revolución es hacer la guerra popular dirigida por el proletariado a través de sus partidos comunistas; y cuarto, esta guerra popular debe especificarse en cada tipo de países según el tipo de revolución. Está, pues, a la orden del día la guerra popular mundial.

4. EL MOVIMIENTO COMUNISTA INTERNACIONAL.

EL MOVIMIENTO REVOLUCIONARIO INTERNACIONALISTA

La historia del movimiento comunista internacional es un glorioso proceso de lucha a través del cual los comunistas en el mundo han bregado y bregan por unirse al servicio de la consecución de su meta inalterable, la sociedad comunista. En esta heroica brega se han concretado tres Internacionales.

La Asociación Internacional de los Trabajadores o I Internacional fue fundada por Marx y Engels en 1864 y en dura lucha y aplastamiento de las posiciones anarquistas de Bakunin, establece que es una sola la doctrina del proletariado: el marxismo. Lenin dice el papel que cumplió la I Internacional es el poner las bases ideológicas de la doctrina del proletariado. La Internacional se dividió y se imputó a Marx y Engels el haber escindido, ellos respondieron que si esa división no se hubiera producido, la Internacional de todas maneras hubiera muerto asesinada por la unidad poniendo de lado los principios. La II Internacional fue fundada por Engels en 1889, va a servir a la multiplicación de las organizaciones y los partidos; muerto Engels se produce desenfreno del viejo revisionismo el cual va a ser combatido y aplastado por Lenin; esta Internacional entró en bancarrota en la Primera Guerra Mundial cuando sus dirigentes, como Kautsky, Berstein, en vez de combatir la guerra imperialista y transformarla en revolución apoyan esa guerra de rapiña, y a sus burguesías deviniendo en socialpatriotas. En 1919 Lenin forma la III Internacional, la Internacional Comunista, y la concibió como máquina de combate que tiene que asumir la revolución mundial y la construcción de la dictadura del proletariado. En la IC surgen en los años 20 dos problemas de gran repercusión, el problema de Alemania, o sea, la revolución en un país avanzado y el problema de China o sea la revolución en un país atrasado. Posteriormente, la situación se agudiza con el surgimiento y el triunfo del fascismo y sobre cómo concebir el Frente; había criterios revisionistas de Togliatti y Thorez que buscaban sostener el orden y no derrumbarlo y centraban sólo en la lucha contra el fascismo. Para los comunistas y para nuestro Partido hacer el balance de la Internacional Comunista, especialmente de su VII Congreso, ligado a la guerra mundial y al papel del camarada Stalin, es tarea perentoria. En 1943 fue disuelta la Internacional y quedó un Comité de Información.

La lucha de los comunistas por unirse a nivel internacional es dura y compleja y ésta se da después de la Segunda Guerra Mundial contra el revisionismo contemporáreo. En 1948 se condena a Tito. Las ideas de Browder también causaron un nefasto papel. En los años 1957 y 60 se reúnen los partidos comunistas y obreros en Moscú, estos eventos se realizaron después del XX Congreso del Partido Comunista de la Unión Soviética (PCUS), año 56, en que Jruschov ya ha usurpado la dictadura del proletariado en la URSS y la ataca so pretexto de combatir al camarada Stalin. El peso de la URSS era muy grande en el mundo y en estas circunstancias las reuniones del 57 y el 60 acuerdan posiciones ambiguas no obstante la firme posición de principios sostenida por el PCCh, especialmente por el Presidente Mao, y del Partido del Trabajo de Albania. La posición del Presidente Mao hizo cambiar algunas posiciones del PCUS. En 1961 se celebra el XXII Congreso del PCUS, allí se sistematiza las posiciones del revisionismo contemporáneo.

El Presidente Mao dirigiendo al Partido Comunista de China (PCCh) caló la esencia del revisionismo nuevo que se sistematiza en las “tres pacíficas” y los “dos todos”. La coexistencia pacífica, Jruschov tuerce esta tesis de Lenin que diferencia la relaciones entre Estados de las que se dan dentro de los Estados y va a plantear que la línea general del movimiento comunista internacional es “la coexistencia pacífica”; para Jruschov el problema era impedir la guerra porque según él las armas atómicas no distinguían explotadores de explotados y que los hombres debían confraternizar para impedir la desaparición de la humanidad. La “transición pacífica” plantea que la revolución ya no necesitaba la violencia revolucionaria sino que se podía cambiar un sistema social por otro a través de la “vía pacífica”, a través de las elecciones, del parlamentarismo. La “emulación pacífica” aquí sostenía que el sistema socialista para destruir al sistema imperialista lo que debía hacer es una emulación para demostrar a los imperialistas que el sistema socialista es superior y así los imperialistas se iban a pasar al socialismo. El “Estado de todo el pueblo” tesis revisionista con la que Jruschov pretendía negar el carácter de clase del Estado y apuntaba concretamente contra la dictadura del proletariado y, el “partido de todo el pueblo” es otro engendro que negaba el carácter de clase del Partido como Partido del proletariado. Así, Jruschov sostuvo que el XXII Congreso del PCUS era el nuevo programa de los comunistas y sustituyó el Manifiesto Comunista por la consigna burguesa de “libertad”, “igualdad” y “fraternidad”. El Manifiesto es el programa de los comunistas y su negación atizó y agudizó la lucha entre marxismo y revisionismo.

El 14 de junio de 1963 se publica la “Proposición acerca de la línea general del movimiento comunista internacional”, conocida también como “la carta china” y fue seguida por la difusión de “los 9 comentarios” en los que brillantemente el Presidente Mao y el PCCh desenmascararon y aplastaron al revisionismo contemporáneo en todas sus facetas.

Entendemos que el Presidente Mao y el PCCh consideraban que no era conveniente en tales circunstancias el conformar una nueva Internacional Comunista porque no estaba definida la base ideológico-política, ésta debía ser el marxismo-leninismo-pensamiento Mao Tsetung, pero especialmente el Partido del Trabajo de Albania dirigido por Hoxha no aceptaba el pensamiento Mao Tsetung y pretendía una Internacional basándose sólo en el marxismo-leninismo sin considerar el nuevo desarrollo que éste tenía porque en esencia Hoxha era opuesto al pensamiento Mao Tsetung.

Con la Gran Revolución Cultural Proletaria se desenvuelve la influencia creciente del Presidente Mao por el mundo, el PCCh centró en problemas muy urgentes como recuperar el Poder en la República Popular China de la usurpación revisionista de Liu Siao-chí y Teng Siao-ping y, cómo continuar la revolución bajo la dictadura del proletariado. Así el Presidente Mao en la lucha de clases a nivel nacional e internacional contra el revisionismo se convierte en el gran maestro del proletariado y en el Jefe de la revolución mundial, y su pensamiento deviene en la tercera etapa del marxismo, en esa época los comunistas decíamos marxismo-leninismo-pensamiento Mao Tsetung. El Partido Comunista del Perú en la VI Conferencia Nacional en enero del 69 adoptó como base de unidad partidaria el marxismo-leninismo-pensamiento Mao Tsetung como producto de la lucha del Presidente Gonzalo y de la fracción roja del partido que desde 1966 ya adhería al marxismo-leninismo-pensamiento Mao Tsetung aunque el Presidente Gonzalo ya en el 62 va a adherir a las posiciones del Presidente Mao y en esa concepción va a forjar a la fracción roja. Los auténticos comunistas esperábamos que fuera el PCCh el que definiera maoísmo como tercera etapa del marxismo pero muerto el Presidente Mao, en setiembre de 1976, los revisionistas chinos que dieron un golpe contrarrevolucionario apuntaron contra el Presidente Mao y su pensamiento. Así, la unidad de los marxistas entró en graves y complejos problemas, pero el Partido Comunista del Perú se mantuvo firme e inconmovible en la defensa del marxismo-leninismo-pensamiento Mao Tsetung y desenmascaró el golpe contrarrevolucionario y la usurpación revisionista dada en China, fue entonces que el Buró Político Ampliado de octubre del 76 acordó “Ser marxista es adherir al marxismo-leninismo-pensamiento Mao Tsetung”.

Con la muerte del Presidente Mao y la usurpación revisionista en China por Teng y sus compinches, los comunistas nos quedamos desperdigados en el mundo sin centro ni base de la revolución mundial; la contrarrevolución sacó sus garras para negar al Presidente Mao y la validez del marxismo-leninismo-pensamiento Mao Tsetung y se desencadenó el triple ataque revisionista de Teng Siao-ping (revisionismo chino), Hoxha (revisionismo albanés) y Brezhnev (revisionismo ruso). Ante esto el Presidente Gonzalo en la I Conferencia Nacional de noviembre del 79 llamó a todo el Partido a enarbolar, defender y aplicar el marxismo-leninismo-pensamiento Mao Tsetung contra el triple ataque revisionista. En estas posiciones el Partido se mantuvo firme y llevó una inalterable posición de principios. En 1980 el PCP inició la guerra popular basándose en el marxismo-leninismo-pensamiento Mao Tsetung y es aplicando y desarrollando la guerra popular que avanzó más en la comprensión del maoísmo como tercera etapa del marxismo, por lo que en la II Conferencia Nacional de mayo del 82 acordó que el marxismo-leninismo-maoísmo era la tercera etapa del marxismo, así el PCP fue el único partido en el mundo que estuvo a la vanguardia en la defensa del maoísmo y asumió el bregar por la unidad de los marxistas-leninistas-maoístas del mundo para que esta ideología sea mando y guía de la revolución peruana y mundial.

La aplicación del marxismo-leninismo-maoísmo debe ser especificada a cada revolución para no caer en una aplicación mecánica y es por esta razón que, la revolución peruana ha generado al Presidente Gonzalo y al pensamiento Gonzalo que es principal en la base de unidad partidaria. Así, cada revolución debe especificar su pensamiento guía sino no hay aplicación del marxismo-leninismo-maoísmo ni desarrollo de una revolución.

En el otoño de 1980, trece Partidos y organizaciones comunistas suscribieron una declaración: “A los marxistas-leninistas, a los obreros y a los oprimidos de todos los países” por la cual llaman a los comunistas a unirse en torno al marxismo-leninismo y toman al Presidente Mao pero sin considerarlo una nueva etapa y que no tiene vigencia universal, labor conducida por el Partido Comunista Revolucionario de los EE.UU, principalmente. El año 83 el PCR de los EE.UU. se vinculó con el PCP y lo invitó a suscribir la declaración del 80, el PCP no estuvo de acuerdo porque no estaba ahí considerado el pensamiento Mao Tsetung y más aún nosotros ya nos basábamos en el marxismo-leninismo-maoísmo. En marzo del 84 se llevó a cabo la II Conferencia de estas organizaciones donde se acordó la conformación del Movimiento Revolucionario Internacionalista (MRI) y aprobaron una declaración conjunta en la que se habla de unirse en torno al marxismo-leninismo-pensamiento Mao Tsetung. Nuestra posición sobre la incorporación del PCP al MRI está condensada en una carta escrita al Comité del Movimiento Revolucionario Internacionalista, de octubre del 86: “Dos cuestiones quisiéramos reiterar acerca de este punto. Primeramente, desde el inicio de nuestras vinculaciones el punto de partida de nuestras divergencias fue el sustancial y decisivo problema del marxismo-leninismo-maoísmo como única, verdadera y nueva etapa del desarrollo de la ideología del proletariado, de vigencia universal y principalmente del maoísmo como clave de la cuestión; y, en consecuencia, nuestra disconformidad con la nominación de marxismo-leninismo-pensamiento Mao Tsetung. Sin embargo, hemos pensado y pensamos que resolver éste, para nosotros indispensable punto de partida, es complejo, demanda tiempo y, especialmente desarrollar la revolución”.

“En segundo lugar, al suscribir la Declaración derivada de la II Reunión que creó el MRI, lo hicimos con observaciones y hasta claras contraposiciones expresamente planteadas en forma breve, así como reiteradas en reuniones, informes o comunicaciones que obviamente muestran divergencias sobre contradicción principal, situación revolucionaria de desarrollo desigual, guerra mundial y algunos criterios sobre el papel del Movimiento y, puntos más importantes aún como la validez universal del marxismo-leninismo-maoísmo y particularmente la vigencia general de la guerra popular, expresión de la teoría militar del proletariado que recién con el Presidente Mao Tsetung la clase ha plasmado cabal y completamente, así como nuestra insistencia en elevar siempre el gran lema “Proletarios de todos los países, uníos”. No obstante, pensábamos y pensamos que la Declaración encerraba y encierra aún una base de unidad relativa cuyo desarrollo y superación lo exigirían el propio avance del Movimiento, como los hechos ya lo están demostrando palmariamente”.

Hoy día, la Declaración ha sido tachada por unos de oportunista, por otros que no sirve para resolver los problemas candentes que la revolución exige y que por tanto se debe marchar a una nueva declaración. El PCP considera que el MRI enfrenta problemas en diferentes planos: en lo ideológico avanzar en la comprensión del marxismo-leninismo-maoísmo, este avance es principal y de él depende incluso desarrollar políticamente; en lo político avanzar en definir las contradicciones fundamentales y la principal en el mundo, la cuestión de la tercera guerra mundial y que la revolución es la tendencia principal y de darse guerra imperialista transformarla en guerra popular; en cuanto construcción qué lineamientos hemos de seguir para llegar a conformar la Internacional que necesitamos que debe ser continuación del glorioso Movimiento Comunista Internacional; en cuanto a trabajo de masas partimos de nuestras divisas “las masas hacen la historia” y “la rebelión se justifica” y “el montón colosal de basura” y que el trabajo de masas es para iniciar o desarrollar la guerra popular; en cuanto a dirección, es clave y requiere tiempo para su formación, desarrollo y autoridad reconocidas; y en cuanto a lucha de dos líneas no se la maneja como corresponde. Estos son problemas de desarrollo pero que si no son justa y correctamente manejados pueden devenir en fenómenos de desarticulación y estas posibilidades negativas no pueden menos que preocupar. Consideramos que el Comité del MRI apunta a imponer la denominación “marxismo-leninismo-pensamiento Mao Tsetung”, a encuadrarnos dentro de la declaración y a resolver los problemas de dirección del Comité que dan margen a pensar en la existencia de tendencias hegemonistas.

Teniendo en cuenta esta situación, nos reafirmamos en la IV Conferencia Nacional del PCP de octubre 86 de desenvolvernos como fracción dentro del Movimiento Comunista Internacional para que el marxismo-leninismo-maoísmo, principalmente el maoísmo sea mando y guía de la revolución mundial y llamamos a ¡Enarbolar, defender y aplicar el marxismo-leninismo-maoísmo, principalmente el maoísmo!, puesto que, solamente así el proletariado internacional mediante sus Partidos Comunistas será capaz de dirigir la conquista del Poder y emancipar a los oprimidos para emanciparse a sí mismo como clase.

Estamos por la reconstitución de la Internacional Comunista y consideramos al Movimiento Revolucionario Internacionalista como un paso en ese rumbo, al cual servirá en tanto se sustente y siga una línea ideológica política justa y correcta.

La lucha por imponer el marxismo-leninismo-maoísmo, principalmente el maoísmo como mando y guía de la revolución mundial será larga, compleja, dura pero al final los marxista-leninista-maoístas de la Tierra lo impondremos porque el marxismo no ha dado ni un solo paso en la vida sin lucha.

¡GLORIA AL PROLETARIADO INTERNACIONAL!

¡VIVA LA REVOLUCION PROLETARIA MUNDIAL!

¡ENARBOLAR, DEFENDER Y APLICAR EL MARXISMO-LENINISMO-MAOISMO, PENSAMIENTO GONZALO, PRINCIPALMENTE EL PENSAMIENTO GONZALO!

1988

PCP